Poesías / Cuentos y...

encabezadorosa

Reflexiones Cuentos Poesía Otros

 

PRESENTACIÓN DEL LIBRO:

20 de julio 2007  

Librería Eterna Cadencia

 Honduras 5574, Capital.

También se presentaron: Despojo y una obra de teatro de Gerónimo Grillo:

"Hasta lo más profundo del hueso"

quicio

La actriz Inés Flomenbaum leyó el cuento "El tajo", y la dramaturga Cecilia Propato, hizo las presentaciones.

También leyeron el actor Darío Levy ( "Ruido")y la actriz Armenia Martínez("Escena de las madres").

 

 

Prólogo Fuera de quicio

Marietan aborda, en Fuera de Quicio, desde un realismo entre psicológico y social, el horror del abuso sexual, que al ser nombrado se convierte en un elemento siniestro. Tal como lo indican las grandes tragedias, las problemáticas entre los vínculos primigenios se generan cuando se quiebra la referencialidad familiar, y, por lo tanto, la distancia. Es decir, los actos trágicos que no se pueden cometer entre sujetos de la misma sangre, en la obra de Marietan aparecen insertos en la cotidianeidad, a través del abuso de uno acompañado de la ceguera de otros.

El texto dramático está construido con un lenguaje dúctil, actual, cercano a nuestra humanidad; revela la existencia de otro mundo subyacente en el mundo cotidiano. Esta pieza revive el teatro antiguo desde una visión contemporánea; Marietan utiliza una forma teatral que es considerada, por cierto, la más vigente, ya que como dice Peter Brook: "El teatro más antiguo, es el teatro más moderno".

Por otro lado, uno de los aspectos más interesantes de la obra es el que alude a la idea de que el enemigo, el monstruo o el horror no están lejos ni ocultos en cuevas o en países remotos, como en los cuentos clásicos, sino cerca, muy próximos.

Fuera de Quicio es una obra que hace reflexionar acerca de los límites que señalan dónde empieza y termina la libertad de cada uno, qué es correcto y qué es incorrecto en los vínculos familiares, tal como nos hace pensar Un tranvía llamado deseo de T. Williams acerca de las diferencias raciales y la violencia o como nos puede hacer reflexionar Esperando a Godot sobre el fracaso de los valores de la modernidad y la existencia de la noción de futuro.

Cecilia Propato

Dramaturga

Directora de Teatro

 

Comentarios sobre Fuera de Quicio:

Empecé a hojear la  pieza para enterarme de que se trataba y me atrajo tanto que no pude  despegarme. Tengo la sensación que Marietan es muy buen dramaturgo. La obra  transcurre fluidamente y tiene fuerza dramática. Mis calurosas  felicitaciones por el trabajo que hizo. Espero que pueda ser llevada al  escenario  pronto.

Roberto  Saiz, director de teatro

A mi criterio, todos hablan perfecto, y cada uno con su propio discurso. Buenísimas, por ejemplo, las puteadas de la madre natural cuando la nena le cuenta  el abuso del padre adoptivo. Muy bueno los diálogos de la madre postiza con la hija y los de los chicos entre sí. Y también los de las escenas entre las madres.

Me asombró la descripción de las acciones  tal como enseñó Cecilia. Sin una sola falla o distracción. El tema, la trama, el desarrollo, está todo muy bueno.

Creo que es original porque en estos tiempos que se habla tanto de abuso de menores, lo màs fàcil para gustar  hubiera sido hacer una pieza teatral  truculenta donde, como lo quiere la mayorìa, el degenerado hubiera sido el padre. Ésta obra no niega que los haya pero dice:"ojo, también puede ocurrir tal cosa”.

Carlos Bianchi, escritor

 

Hugo: no nos podes hacer esto a tus lectores!!!!!! Decime que Noe sabe bien reconocer las voces y que efectivamente es Daniel, yo quiero suponer que no puede confundirse con el plomero que tiene las llaves!!!!!

¡¡¡¡Esta bueniiiiiisima!!!!!

Te puedo sí decir lo que mas me gusta:

Me gusta la parte en que las dos mujeres hablan, esa danza porque la veo como una danza,la veo la idea, y porque la conversación recorta muy bien la clase social de cada una.

 Me gusta la construcción de como la chica pasa de ser una persona amada por sus madres a ser llamada putita. Dos veces.

Me gusta la historieta con el hermano, que creo que le saca a la chica como ese terror al hombre, que después percibe la figura la última vez, y que es también lo que permite a Noe hacer lo que hizo.

Me gusta que la madre adoptiva habla con su psicóloga y toma la explicación de la fantasía y se para en eso para mirar solo eso. ( un mal común avalado científicamente, eso que pretendo empezar terapia otra vez)

Me gusta lo de las curitas en el maletín ( que me da la idea de algo que el tipo se puso y lo ocultó momentáneamente, pegándolo en el maletín) y la curita del plomero.

Y me gusta el error humano del médico, que no hace bien su trabajo, y que a partir de allí la historia es esta y no otra.

Te mando un beso, te Felicito, esta re buena!!!!!!!

Sandra Rojo, dramaturga

Bueno, con respecto al tema de tu obra de teatro: Fuera de quicio. La he leído dos veces desde que me la pasaste, y sigo sin encontrarle fisuras por ninguna parte. Me quise tomar un buen rato para pensar y escribir tranquilo. Bueno, para empezar, me encanta el hecho de que el conflicto aparezca planteado bien al principio. La narración va sola y no se detiene. Me parece que el hecho de que Daniel este representado por el maletín, es lo mejor. Gran idea. No se que tipo de estética le darás a toda esa parte de la danza de las madres con el diálogo en off, (otra de las cosas que me gusto mucho), pero espero que sea amenazante y perturbadora, como el resto de la obra.

 Creo que lo mas positivo de una obra o un guión, es cuando uno la lee y siente que no puede dejarla, que tiene que seguir leyendo. Si cautiva, ya es un gran punto a favor, y creo que lo lográs con facilidad. Pero sin duda, lo mas interesante resulta ser el personaje de Noe, que así leyendo y sin verla siquiera, llega a seducir y porque no, a ratonear...

 Así que bueno, lograste construir una ninfula!!! Al estilo de Nabokov.

¡Ah, por supuesto, espero que algún día me presentes a Noe!

 

Juan Sebastián Fernández, dramaturgo y cineasta

Quiero decirte que leí la obra de un tirón, te tiene atrapado, hay intriga y luego se desprende también un lado poético con un final donde ella puede ¿matar?¿abandonar?¿ librarse de la figura? En un mundo donde los "grandes" no pueden ayudar y solo dejan abandono ¡vos me hablabas de poesía?

Creo que hay una poética muy contundente donde lo ambiguo se hace cautivador y no queda en vaguedad.

El final hace que saber "la verdad" no importaba sino entender "su verdad", el espectador cae en el juego y luego comprende que de algún modo lo estuvieron sosteniendo  un interés cuando en verdad "la cosa" no pasaba por  donde se buscaba respuesta, es un planteo profundo sobre " lo real" en una adolescente "adoptada" que no tiene lugar...duele esa falta de pertenencia como la misma vejación.

Perdón si no entendí lo correcto, quería expresar la sensación de lo que el texto me transmitió.

Juan José Arhancet, dramaturgo y  Profesor de Guión en la ENERC

Hugo, leí tu obra y me gustó mucho. La temática es muy compleja y el clima de sordidez se agranda a medida que trascurre la acción. Muy bien resuelto el no haber mostrado a daniel sino tan sólo su sombra y representado por el portafolio que muestra alicia. Casos como los de noe debe haber muchos. El abuso infantil es moneda corriente y casi siempre es apañado por una sociedad que no desea ver lo que muchas veces está a la vista. Muy interesante también como tocás el tema social a través del reencuentro de noe con su madre. Toda la situación es muy desesperante porque a esta adolescente se le van cerrando las puertas una a una y no le dejan muchas opciones, sino la que se desencadena al final. Otro tema polémico que tu obra trae a cuenta es la relación entre hermanos. Como si una situacion fuera el desencadenante de la otra y termina por desmoronar el mundo de esa adolescente. También hay muy buenos diálogos. Te felicito.

Gerónimo Grillo, dramaturgo

dimarco

PRESENTACIÓN DE "FUERA DE QUICIO", el el Taller de Marcelo di Marco, el 16 de Agosto de 2007.

Marcelo di Marco, izquierda; Marietan, centro; Daniel De Leo, derecha

Mención aparte merece Fuera de quicio, una historia durísima de la que ningún personaje sale indemne: acaban quebrados por dentro.
Una de las exigencias que debe cumplir un escritor es la de no aburrir. Marietan va más allá, mete el dedo en la llaga y escarba. El cuento incomoda desde las primeras líneas, y uno sigue leyendo para superar la situación que le presentan, sin sospechar que luego vendrán otras más difíciles. Noelia, la protagonista, deja una familia y se refugia en otra, la de su verdadera madre. No todo es color de rosa en el nuevo hogar: se encienden nuevamente la ira y el deseo. Ella va tejiendo una red con las fuerzas del dolor, pero los hilos se rompen y entonces regresa a la casa de los padres adoptivos. Otro comienzo, un comienzo aparente. Porque el pasado no sólo pesa sino que además lastima. De nada sirve resurgir y volver a edificar sobre el mismo terreno peligroso. Noelia debe extender los hilos en otro follaje que la ampare de intensos cimbronazos. ¿Escapar, escapar de nuevo? ¿Hacia dónde? Hacia cualquier lugar. Ella no concibe la idea de quedarse en ese nido pútrido, acorralada por la hipocresía y el dolor. Noelia madura a los golpes. De pronto, se descubre frente al mundo. Ahí, a un paso, la reclama la libertad, que sin duda tendrá su precio. No importa, Noelia está dispuesta a pagarlo.

Daniel De Leo, escritor

No puedo imaginar cómo es posible que captes con tanta precisión el mundo en le que vive Noelia.

Te cuento cómo viví esta lectura:

El abuso sexual está narrado perfectamente sin caer en la sordidez, lo que hace que me concentre no en el hecho en sí, sino en el sufrimiento de Noe; casi lo puedo sentir.

El llanto con la boca abierta describe con total precisión la angustia y desesperación de sentirse solo, impotente, abandonado en el mundo de los grandes; los que ejercen el poder, los que en definitiva deciden qué peso tendrá tu mochila.

Y ese mundo infantil donde todo es confusión; se sabe pero no se quiere aceptar y entonces aparece la posibilidad de que el abusador sea el encargado del edificio porque las cosas no serían tan tremendas. El papá de día, el Daniel de noche. Lo cotidiano, lo normal que lejos de aliviar confunde más.

Las rayas que dibuja Noe, son las mismas que hace su madre adoptiva absorta en un mundo vacío, sin sentido. ¡La mancha roja en la camisa!

¡El cuadro del naufragio! Una mano cerrada pidiendo auxilio, luego, cuando no encuentra respuesta en la madre, aparece la mano abierta de otro náufrago. ¡Perfecto!

¡Puedo sentir cómo fue vejada por su madre y el médico en el consultorio! Una que va a confirmar que su mundo de mierda no se derrumba y en el esfuerzo no es capaz de ayudar a su hija a sacarse la "bombachita" y el típico médico al que el sistema le ganó la batalla.

¡La teatralidad de la madre de sangre cuando dice amarla está genial! Pero… le duró poco.

La relación de Noe con su hermano donde la madre es cómplice (la veo como entregadora), y es la que decide cuando termina.

Noe convertida en cuchillo. Luego el rol le toca a su madre de "sangre"; una defiende su vida, la otra sus "valores".

Me encantó como describes las diferentes clases sociales, sobre todo el diálogo de las dos madres; y de qué manera queda en evidencia el prejuicio de creer a una con valores, a la otra sin ellos y viceversa. Se me escapa esta frase: "te ayudo, te amo… pero hasta acá… mientras no pongas en riesgo mis intereses".

La incapacidad del sistema judicial de contener a los menores abusados, está descrito con perfección. Es así, doy fe; tal cual. No hay dinero, no hay justicia. Los jueces convertidos en sordos funcionales o escondidos detrás de los huecos que presentan los códigos procesales. Y hasta más de un abogado prefiere pensar que la "cosa" pasa por querer dañar al otro y el abuso es puro cuento.

Bueno, me gustó muchísimo. Lo leí dos veces seguidas porque no podía parar. La lectura se hizo amena, me atrapó desde la primera página hasta la última. ¡No quería que terminara!

Irene

Todos los que te escriben comentando tus libros son indudablemente lectores con más o menos experiencia en literatura, pero lo que me sucedió a mí con tus libros pertenece al campo de los milagros.  Ayer entre las 19.10 y las 20 y pico llegó a mis manos "Fuera de Quicio", comencé a leerlo en el colectivo a pesar de la poca luz que había, llegué al gimnasio y seguí leyéndolo en la bici, después en la máquina de abductores. Volví a casa y entre noche y madrugada lo terminé.  No soy dramaturga ni escritora; no puedo hacer comentarios como los que se pueden leer en tu página; pero quiero darte las gracias por "DESPOJO" y "FUERA DE QUICIO" me llevaron a un lugar del arte que creía vedado para mí.

Quiero más.

De alguien que no leía ni el boleto del colectivo.

Cristina D. Julio 07

 

3)  Fuera de quicio, puedo decir sin temor a equivocarme, que despierta mis instintos asesinos. Sin saber que pasó, quiero que el hombre muera, que Noe salga indemne de tanta basura, ¿pero como hará para confiar otra vez en alguien? Está muy bien escrito, ya lo sabes.

A mi no me hace reflexionar sobre los limites de cada uno, ni me lo planteo. Me hace pensar en el miedo, en el poder que tiene sobre las personas, sobre todo adultas. Las dos madres tienen miedo, el médico no ve porque la verdad da miedo y tan solo ella, Noe,  es capaz de hacerle cara a su realidad sin miedo. Nadie tiene libertad excepto Noe. Y asumiendo la consecuencia de su acción, se libera de ese cabrón. Sorprende la madurez de Noe en todas sus acciones. Me resulta mucho más repugnante ver esta realidad que la de Despojos. No por el tema, sino por la actitud de los personajes ante el débil. Me gusta la portada

Paloma Diez, España, Julio 2007

 

Hola Doctor:

Acabo de leer \"Fuera de Quicio\" y quiero darte mi opinión. Realmente me impactó, me conmovió muchísimo.

Yo no voy a opinar como guionista, ni como dramaturga, ni como escritora (de eso no sé nada). Voy a dar mi opinión como madre. Creo que queda bien claro en tu libro las prioridades y los intereses que defendían cada una de las madres, la biológica y la adoptiva. Quedó demostrado que ambas priorizaron sus intereses o \"valores\" antes que los de \"Noe\".

Pero ese desinterés o abandono si se quiere, no es sólo de los padres de chicos abusados, también lo es de la sociedad, de las autoridades que miran para otro lado.

El abuso también se ejerce desde la corrupción de ciertos políticos, funcionarios o empresarios, de quienes también son víctimas los niños, especialmente los pobres, que son los más vulnerables.

Te agradezco que hayas puesto sobre el tapete en tu libro, aparte del abuso sexual, que es aberrante, el tema del chiquito de Wilde que murió de leucemia por causa de los transformadores y cables de alta tensión. Me toca muy de cerca. Se trata de otra forma de abuso, de anteponer los intereses económicos a la salud de la población, y es tan aberrante como el abuso sexual.

Si tu intención era provocar un fuerte impacto y hacerle abrir los ojos a aquellos que no los quieren abrir, lo has logrado.

Felicitaciones.

Norma B. agosto 2007

Impresiones sobre Fuera de Quicio de Hugo Marietan  por Olga Saíni, agosto 07

Aceptar que la obra me posea redujo mi libertad, mi omnipotencia. Fuera de quicio volteó el hambre, el sueño y me hizo prisionera de su relato, hasta que la reja se abrió con la última frase que nos liberó a las dos, a Noelia y a mí “…hasta desdibujarse en lo oscuro. Hasta ser, ella también, la noche.

El trance continuó y ya con el sol encima, me dije: ¿cómo es posible tanto decir con lenguaje tan breve, cómo es que centellean las palabras para hablar de muerte sin nombrarla?: “La sombra se apoya en la cama. Y, fláccida, se desliza al piso, con las otras sombras. Y se queda con ellas”. Ahí reside el arte, en esa grieta que nos obliga a estirar la mano hasta la profundidad del misterio.