Semiología Psiquiátrica y Psicopatía

encabezadorojo

Noticia

Esquizofrénico caníbal sobreseído

Se declara inocente asesino caníbal de Canadá

La fiscalía, la defensa y los jueces estuvieron de acuerdo en que Vincent Li, de 40 años, no era imputable al momento del crimen, que los medios describen como "uno de los más brutales en la historia de Canadá".

 

   Vie, 06/03/2009 - 11:04

 Vince Li saldrá libre por tratamiento médico. APNueva York.- Los canadienses se ven a sí mismos como la versión mejorada de los estadounidenses. Están orgullosos de lo que los diferencia de sus vecinos del sur, como el sistema judicial. Pero la sentencia que exculpó a un asesino caníbal el jueves en Winnipeg (Manitoba) generaba hoy un amplio debate.

El acusado, que nunca negó haber cometido los hechos, fue declarado "no culpable". La fiscalía, la defensa y los jueces estuvieron de acuerdo en que Vincent Li, de 40 años, no era imputable al momento del crimen, que los medios describen como "uno de los más brutales en la historia de Canadá".

Li no irá a la cárcel y podría quedar en libertad tras un tratamiento psiquiátrico exitoso. Aún se está analizando si en su expediente el asesinato se incluirá como antecedente o no.

Dos peritos declararon ante el tribunal que Li sufre esquizofrenia y que cometió el crimen por no estar medicado. Pero que responde bien a la terapia, avanza y en el futuro se analizará una vez al año su posible reinserción en la sociedad.

Li apuñaló a su compañero dormido de asiento en un autobús, lo decapitó y diseccionó. Durante el juicio se leyó en medio de los sollozos de la familia de la víctima cómo Li extrajo los órganos del cadáver, se comió algunos y otros los puso en bolsas de plástico. Según el tribunal, se comió los ojos de su víctima, se guardó la nariz y los labios en el bolsillo y se lamió las manos cubiertas de sangre.

Cuando horas más tarde fue detenido, al parecer volvió en sí. Se disculpó ante los policías y les pidió que lo mataran. Los dos médicos declararon que Li oía voces que le advertían sobre el "demonio" sentado a su lado y le ordenaban matarlo.

Si Li, un inmigrante de la ciudad china de Dandong, hubiese cometido el crimen en Estados Unidos, habría sido sentenciado a muerte hasta hace muy poco. Entre otros, en Texas fue ejecutado en 2004 un hombre que sufría esquizofrenia igual que él y que en medio de los delirios mató a dos personas.

Canadá prohíbe la pena capital. En Estados Unidos fueron ejecutados desde su reintroducción en 1977 más de mil personas con enfermedades o discapacidades mentales, según el Centro de Información sobre la Pena de Muerte. El 8 de agosto de 2006 la Asociación de Juristas Americanos decidió por resolución "excluir de la pena de muerte a las personas con graves enfermedades psíquicas".

Para los padres de la víctima, es difícil de imaginar que Li pueda llevar una vida normal algún día. Tim McLean, de 22 años, volvía de su trabajo de verano cuando Li se sentó a su lado en el autobús. Intentó defenderse de sus puñaladas, pero no pudo escapar.

Para la madre de McLean, el fallo muestra que el sistema legal canadiense no es justo y que no protege a la sociedad de las personas como Li, y exige una ley que lo lleve a la cárcel de por vida. En memoria de su hijo pide que se llame "Ley Tim".

Uno de los psiquiatras, Stanley Yaren, dijo comprender la necesidad de justicia y represalia ante los hechos. "En cierto sentido sería más fácil si el señor Li fuera un psicópata que odia a la sociedad, pero no es así". Al igual que Tim, fue víctima de la enfermedad. "No podemos odiar a la persona. Sólo podemos odiar la enfermedad", afirmó.

Caníbal comió a su víctima en un colectivo

Un juez canadiense falló que el acusado de decapitar a un hombre y de comer partes del cuerpo de su víctima en un ómnibus, no es penalmente responsable.

Agencia AP

 

Un juez canadiense falló el jueves que un sujeto, acusado de decapitar a un hombre y de comer partes del cuerpo de su víctima en un colectivo, no puede ser declarado penalmente responsable debido a problemas mentales.

Ello significa que el inmigrante chino Vince Li recibirá tratamiento en una institución mental en lugar de ir a prisión. La familia de la víctima, Tim McLean, dijo que Li se salió con la suya.

"A pesar de eso se cometió un crimen aquí, un asesinato", dijo Carol deDelley, madre de McLean. "No había nadie más en ese autobús portando un cuchillo y cortando a mi hijo".

En julio, Li apuñaló a McLean decenas de veces y luego descuartizó el cadáver, causando la huida del resto de los pasajeros.

El juez John Scurfield dijo que el ataque fue "una barbaridad" pero refleja "claramente un desorden mental".

"No comprendió que los actos que cometía eran moralmente equivocados", dijo Scurfield.

Tanto la fiscalía como la defensa consideraron que Li no puede ser procesado penalmente porque padece esquizofrenia y pensaba que Dios quería que matara a McLean porque el joven era maligno.

Li será internado sin que se le registren antecedentes criminales. Un panel especializado en salud mental lo evaluará cada año y determinaría si se le puede dejar en libertad.

DeDelley dijo que la realización de la evaluación anual es algo ridículo y que Li debe de pasar el resto de su vida detenido.

El hecho de que Li mató al empleado de feria de 22 años nunca fue puesto en duda en el juicio y el propio Li de hecho lo confesó, pero se declaró inocente.

Testigos dijeron que Li atacó a McLean sin provocación alguna mientras el colectivo viajaba de noche por un tramo desolado de la Carretera Transcanadiense.

La gente huyó y se quedó fuera del ómnibus mientras Li apuñalaba a McLean varias veces, decapitándolo y mutilando el cuerpo. Tras quedar encerrado en el vehículo, Li intentó escapar por una ventaja y fue detenido.

Li pidió disculpas y le rogó a la policía que lo matara.

 

Fuente:

http://www2.lavoz.com.ar/09/03/06/secciones/sucesos/nota.asp?nota_id=495835

 


Lo invito a dar su oponión a consultashm@gmail.com o Click Aquí