Semiología Psiquiátrica y Psicopatía

encabezadorojo

CURSO SOBRE DEPRESIÓN
Director Hugo Marietan

Alcmeon Año XI, vol 9, N°3, noviembre de 2000

CIUDAD DE LOS NIÑOS, INTENTOS Y LOGROS DE SUICIDIOS

Alejandra Escalante

"Si existe un camino hacia lo mejor,

éste requiere una mirada plena a lo peor"

Thomas Hardy

Sumario

La autora presenta en este trabajo el resultado de un estudio retrospectivo llevado a cabo en el "Hospital Municipal Marino Cassano" de la Ciudad de Miramar (Ciudad de los Niños) sobre los intentos y logros de suicidio en el período que comprende desde el mes de julio de1988 al mes de julio de1998.

Consta de dos partes:

I. Intentos de Suicidio

II. Suicidios

Palabras Claves

Suicidio, logros, intentos, menores de edad.

Summary

The authoress presents the result of her research work carried out at "Dr. Marino Cassano Municipal Hospital" in Miramar (Children´s City), about attempts of suicide and suicides committed during the lapse of time between July, 1988 and July, 1998.

It comprises two parts:

I. Attempts of suicide

II. Committed suicides

Key words

Suicide, attempts, children.

Introducción

Durante el año 1998 trabajé dentro del Servicio de Psicología del Hospital Municipal Marino Cassano de Miramar. Es ésta la ciudad cabecera del Partido de General Alvarado que se encuentra situado al sudeste de la Provincia de Buenos Aires sobre la Costa Atlántica a 450 Km. de la Capital Federal y que cuenta con una población total aproximada de 30.000 habitantes. Dentro de sus 599 Km2, encontramos cinco localidades: Miramar, Mar del Sud, Comandante Nicanor Otamendi, Mechongué y Centinela del Mar.

La actividad económica del partido se desarrolla básicamente en dos áreas, una turística y otra agropecuaria. Al no haberse desarrollado industrias, su población carece de una base económica más firme. Entonces, es principalmente sustentada por el turismo que beneficia sólo a un sector de la misma. Estas características hacen que Miramar viva dos realidades: una ciudad llena de vida y movimiento en verano y otra aletargada durante el invierno, cuando las condiciones de vida de las personas que integran la sociedad estable, parecen estar caracterizadas por un deterioro en las relaciones familiares y los aspectos laborales. La carencia de oportunidades y proyectos contribuye a crear un panorama en donde las opciones saludables y seguras se alejan de los individuos, multiplicando éstos sus hábitos y conductas riesgosas. Me da la impresión de que el individuo está dominado por una realidad social que lo supera. Esta condición de vulnerabilidad es constitutiva de la realidad colectiva. Teniendo en cuenta que cada pueblo tiene una cifra de suicidios que le es propia y que, si evoluciona, lo hace siguiendo un coeficiente de aceleración peculiar, resulta necesario dirigir la atención, no a la persona en particular, sino a la sociedad en la que vive.

Es aquí donde surge la idea de hacer un trabajo en el cual constatar esta realidad.

Después del sexto caso de intento de suicidio que vi en el hospital, tuve la sensación de que algo faltaba dentro del marco intra-hospitalario, es clara la demanda que hacen estos pacientes al ser dados de alta, cuando el contexto de lo cotidiano los abruma nuevamente, quedando a la deriva. El hospital es la fuente contenedora sólo en la emergencia.

Aquí es donde nace el compromiso de hacer algo al respecto, y qué mejor que constituir un equipo terapéutico que dé a estos pacientes el seguimiento y la contención necesarios para evitar futuras reincidencias. De acuerdo con Emil Durkhein, "Cada suicida da a su acto una huella personal que expresa su temperamento, las condiciones especiales en que se encuentra y que, por consecuencia no puede explicarse por las causas sociales y generales del fenómeno. Pero éstas a su vez, deben imprimir en los suicidios que determinan una tonalidad sui generis, una marca especial que la expresa".

Esta marca colectiva es la que traté de encontrar, ya que los actos por los que una persona renuncia a la vida se ordenan en diferentes especies, cuya significación moral y social no es en absoluto la misma.

Al haber fracasado la búsqueda cualitativa, quedó como única opción hacer una recopilación de datos, ya que estos pacientes hoy terminan siendo únicamente un número estadístico

Material y Método

Para abordar la primera parte, Intentos de Suicidio, el primer paso fue recopilar la mayor cantidad de datos acerca de estos pacientes, limitando la búsqueda sólo a aquellos casos que ingresaron por guardia al hospital en los últimos diez años como intento de suicidio. Los datos se obtuvieron de Información Sistematizada del Departamento de Estadística Municipal del Partido de General Alvarado que cuenta con: el Libro de Intoxicaciones de Guardia General de Emergencias, las Planillas de Informe 10 Hospitalarias e Historias Clínicas.

Para hacer posible la segunda, Suicidios, fue necesario un permiso oficial del Jefe Provincial del Registro de las Personas (Expediente Nº 22-09/1300200). Los datos fueron extraídos de las Actas de Defunción correspondientes a los 10 años del período estudiado.

Para que esta recopilación resultara adecuada, se tuvieron en cuenta sólo aquellos casos en los cuales, sin estar la etiqueta de suicidio presente, podía detectarse como tal. Este razonamiento fue hecho con una exhaustiva lectura de cada Acta de Defunción considerando aquellas consignadas como muerte traumática, la edad, el sexo, el lugar del hecho y si hubo o no intervención policial. Se desestimaron aquellos casos en los que no pudo consignarse fehacientemente la causa de la muerte.

Resultados

I parte: Intentos de suicidio

Se registraron 168 casos que ingresaron por guardia en el período abarcado entre el mes de julio de 1988 y el mes de julio de 1998 (diez años) entre ellos 130 fueron del sexo femenino y 38 del sexo masculino, siendo los años 1991 y 1996 los de mayor incidencia.

Se detectó un aumento considerable en los meses de febrero, marzo y noviembre.

El 84.5% son residentes de Miramar, el 15.1% de localidades del partido y el 2.4% restante, turistas en tránsito.

El 75.5% utilizó su domicilio, el 16.1% no se especificó en H.C. y el 8.4% restante se registró en zonas diversas como: dentro de la escuela, en la vía pública, en la playa, dentro de la discoteca y en la comisaría (ver gráfico 1).

De los 168 pacientes el 33.3% eran solteros, el 31.5% casados, el 3% separados, el 1.2% viudo y el 31% no se especificó en la H.C.

El método más utilizado fue el medicamentoso alcanzando el 67.9%, le sigue el uso de químicos con el 17.3%, un 8.3% utilizó arma blanca, el 1.2% optó por arma de fuego, el 2.4% utilizó otros métodos en los cuales se incluyen ahorcamiento e inmersión y el 3% no se especificó en la H.C.

Dentro del marco que debería dar los datos para que este trabajo sea cualitativo, es dónde me encuentro con el claro reflejo de lo que este tema significa, mostrando la falta de conciencia y desenmascarando el poco compromiso que se tiene con estos pacientes. Es aquí donde se confirma que el paciente sale del hospital sin que nadie haya indagado en su historia personal.

Si hay dentro de este trabajo un signo alarmante, y que constituye el principal desafío para los profesionales del área, es la fuerte incidencia en menores de edad.

Fueron encontrados 70 casos de menores de 21 años, 65 casos entre los 24 y los 40 años y 33 casos de mayores de 41 años (ver gráfico 2).

Dentro de las 130 mujeres, se hallaron10 casos de menores de edad embarazadas en el momento del intento, el 50% de éstas jóvenes tuvieron abortos previos, dentro de las cuales el 60% tuvo 1 aborto previo y el 40% restante tuvo más de 1 aborto previo.

Se detectó la ausencia de 43 H.C., sólo constan estos pacientes en el libro de Informe 10 Hospitalario o en el Libro de Guardia. De 76 pacientes no se especificó diagnóstico en la H.C., dentro de los 49 pacientes que sí se diagnosticaron, se encontraron 26 casos de depresión, 6 de angustia, 2 esquizofrenias, 3 con retraso mental, 6 con dependencia patológica y 6 con trastorno de personalidad.

Dentro de este área es significativo agregar que entre 168 pacientes, el 10.1% estaba, en el momento del intento, bajo tratamiento psiquiátrico.

Sólo el 19.6% de estos pacientes recibió tratamiento posterior (ver gráfico 3).

Se encontró que 31 pacientes que reincidieron en el intento, siendo 25 del sexo femenino y 6 del sexo masculino, dentro de los cuales la incidencia por edad en la mujer marca un pico a los 16 años y hace su pico máximo a los 32 años. Em el hombre el pico máximo se da a los 16 años.

II parte: Suicidios

Los resultados obtenidos demuestran que en el período estudiado se registraron 40 suicidios, de los cuales 29 corresponden al sexo masculino y 11 al sexo femenino.

El pico máximo se registró en los años 1990 y 1996 (ver gráfico 4).

Los meses de mayor incidencia resultaron marzo y noviembre.

Se encontraron 9 casos de menores de edad, 10 casos entre los 23 y 29 años, 12 casos entre los 33 y los 44 años y 9 casos mayores de 48 años. Los 23 años fue la edad de mayor incidencia.

A su vez podemos observar tres picos máximos dentro del sexo masculino, a los 15 años, a los 23 y a los 55, mientras que en la mujer el pico máximo se produce a los 23 años.

Dentro de los 29 casos del sexo masculino, 11 eran casados y 18 solteros. Dentro de los 11 casos del sexo femenino 6 eran casadas y 5 eran solteras.

Gracias a los datos enviados por la Dirección de Información Sistematizada del Poder Judicial, el 14 de septiembre de 1999, se puede incluir, dentro de los datos de suicidio, el método utilizado por 33 suicidas, ya que la información recibida abarca el período del año 1990 al mes de julio de 1998.

Se registran 18 casos de utilización de armas de fuego, 9 de ahorcamiento, 3 de envenenamiento, 1 de inmersión, 1 de uso de objeto cortante y 1 sin especificar.

Conclusiones

La amplia oferta asistencial, debe combinar diferentes técnicas de intervención que permitan brindar una respuesta efectiva en corto, mediano y largo plazo. La evolución favorable depende directamente del grado de compromiso que este equipo de salud adquiera.

Creo que este trabajo demuestra la necesidad inminente de empezar a pensar en soluciones viables para el tratamiento y posterior seguimiento de estos pacientes.

El incompleto armado de una H.C. no sólo perjudica al médico tratante y al paciente, también imposibilita la recaudación de datos estadísticos que sirvan para el bien general.

Dentro de las 1832 defunciones registradas en el Departamento de Estadística Municipal del Partido de General Alvarado, en el período de 1990 a 1997, 28 de los mismos fueron suicidios, lo cual representa el 1.52% de causa de mortalidad (sin distinción etaria).

A su vez, dentro de los 87 casos de defunción infantil (que comprende desde los 16 años) que se registran en el Departamento de Estadística Municipal de la Ciudad de Miramar, entre 1990 y 1997, 5 de los mismos fueron suicidios, lo cual representa el 5.74% de mortalidad infantil.

Se deja constancia que dichas cifras estadísticas, no incluyen los años 1988, 1989 y 1998.

 

Dediqué varios meses a este estudio con la esperanza de que alguien, en algún lugar, pueda extraer de él un significado más allá de los números y lograr un cambio positivo; con la creencia optimista de que el hombre es naturalmente bueno, y que desea responder a estas víctimas desde un sentido de responsabilidad social. Este mensaje no culpa a nadie. Seguramente todos estamos buscando las respuestas y estamos trabajando en pos del mismo objetivo.

Espero que desde esta pequeña muestra se tiendan puentes entre los que nos sumamos a la misma causa. Tengo el mayor respeto hacia los padres y hacia aquellos que desempeñan profesiones asistenciales y creo firmemente en nuestra causa común: el enigma del ser humano.

Por haber sido residente de la Ciudad de Miramar durante los años que abarca el período estudiado y por haber conocido y, en muchos de los casos, haber mantenido una relación afectiva, quiero humildemente dedicarles este trabajo a todos aquellos que hoy no están entre nosotros.

Bibliografía

Durkheim, E. "El Suicidio". Madrid. Akal 1995

Foucoult, M. "Historia de la Locura en la Epoca Clásica" Méjico. Fondo de Cultura. 1998

Sociedad Argentina de Pediatría "Atención Integral de Adolescentes y jóvenes". Volumen 2 Patologías en la Adolescencia Octubre 1996

Fromm, E. "La condición humana actual" Barcelona. Paidos 1984.

Dryfoos, L.C. "Adolescents at risk. Prevalence and Prevention". Oxford University Press. N York. 1990

Yessor, R. "Risk Behaviors in Adolescence. A Psychological framework for understanding and action". Journal of Adolescence health care. 1991; Vol. 12 597 – 604

Rich, Ch. L.; Fowler, R.C.; Fogarty, L.A. et al "San Diego suicide study III Relationships between Diagnosis and stressors" Arch. Gen. Psychiatric. 1988; 45, 6: 589 – 592

Rojas, N. "Medicina Legal" El Ateneo. Buenos Aires. 1979

Notas al pie:

1 Alejandra Escalante, Acompañante Terapéutico. Servicio de Psicología del Hospital Municipal Dr. Marino Cassano de la Ciudad de Miramar. Teléfono: 4833-3980 4832-0942 Email adriet@movi.com.ar

0078

Gráfico 1:

0079
Gráfico 2

 

 

Gráfico 3

 

 

0080

0081
Gráfico 4

 

 

Lo invito a dar su oponión a consultashm@gmail.com o Click Aquí