Semiología Psiquiátrica y Psicopatía

encabezadorojo

CURSO SOBRE DEPRESIÓN
Director Hugo Marietan

CRITERIOS PARA EL DIAGNOSTICO PRECOZ DE LA DEPRESIÓN BIPOLAR

Jorge Tellez-Vargas

 

.          Clínica del episodio depresivo

•          Las psicosis cicloides

•          Factores que predicen bipolaridad

•          Bipolaridad y género

•          Bipolaridad y abuso sexual

•          Bipolaridad, temperamento y personalidad

•          Bipolaridad y síntomas subclínicos

•          Criterios para el diagnostico de la depresión bipolar

 

La depresión bipolar es una entidad que a pesar de poseer características clínicas y evolutivas propias que la diferencian de la depresión unipolar, sólo es diagnosticada cuando el primer episodio maníaco hace eclosión.

Los primeros elementos diagnósticos fueron planteados por Perris, quien consideró que en la depresión unipolar o recurrente los episodios depresivos son más intensos y largos, se acompañan de ideas de suicidio, insomnio inicial o de conciliación, pérdida de peso, confusión mental y preocupaciones somáticas. La depresión bipolar se asocia con episodios depresivos y períodos intercríticos más cortos,  temática delirante incongruente, mayor recurrencia y un peor pornóstico.

Ojeda  y  colaboradores estudiaron los diagnósticos de egreso de los pacientes del hospital José Horwitz de Santiago de Chile encontrando que la depresión bipolar correspondió al 4% de los egresos  y al 0.64% de las primeras consultas ambulatorias.  Los autores en un nuevo trabajo de tipo retrospectivo revisaron 100 historias clínicas de pacientes diagnosticados con enfermedad maniaco-depresiva internados en el departamento de psiquiatría del hospital San Carlos de Madrid y 44 historias de pacientes con el mismo diagnóstico ingresados en la Clínica Psiquiátrica de la Universidad de Chile, entre los años de 1976 y 1982. Encontraron que los diagnósticos dados al primer episodio (depresión simple, depresión delirante, cuadro confusional y manía) no mostraban coherencia, a excepción de los cuadros maníacos,  con el cuadro de enfermedad maníaco depresiva que se diagnosticó años más tarde. 

Estos hallazgos nos hacen pensar que el cuadro depresivo inicial no es considerado por el clínico como la primera manifestación del trastorno afectivo bipolar (TAB) porque desconoce las características clínicas de la depresión bipolar o considera al TAB como un padecimiento poco perturbador, o su diagnóstico es difícil o los criterios clínicos para el diagnóstico son insuficientes y poco claros. Al parecer, el clínico no sospecha la presencia de un posible TAB en el  primer episodio depresivo y no indaga sobre su posible evolución hacia la depresión recurrente o hacia la bipolaridad. Estos hechos son tenidos en cuenta solamente cuando el paciente presenta nuevos episodios depresivos o un episodio de rasgos maníacos.

El pasar por alto los elementos de bipolaridad en el diagnóstico de la depresión que aparece por primera vez, especialmente en personas jóvenes, ha originado que las estrategias terapéuticas empleadas no sean las más adecuadas y eficaces y que con frecuencia el diagnóstico de TAB sea tardío.

El TAB es un trastorno fásico, caracterizado por una “emoción prolongada y global” (depresión y manía), clínicamente complejo, que se expresa por alteraciones del comportamiento y de los procesos psíquicos. Estas características hacen que su diagnóstico no se realice en forma temprana, a pesar de hacer su aparición antes de los 25 años de edad, y su diagnóstico es aún más tardío cuando se trata de episodios depresivos previos al primer cuadro de manía.  

En el presente capítulo revisaremos las características clínicas y evolutivas de los episodios depresivos, con el fin de identificar los  elementos clínicos que puedan ser considerados como predictores de bipolaridad, que puedan ser utilizados  para hacer el diagnóstico temprano de la depresión bipolar, y disminuir el sufrimiento, las complicaciones, la cronicidad y los costos en el paciente.

 

CLINICA DEL EPISODIO DEPRESIVO

 Los criterios diagnósticos para el episodio depresivo son aceptados, en general, por la mayoría de los clínicos. La controversia se ha centrado en la duración y evolución de los síntomas y la presencia de síntomas psicóticos asociados o de síntomas atípicos (somnolencia, hiperfagia) que han originado toda clase de intentos de clasificación y el acuñamiento de términos como depresión endógena o depresión recurrente que se utilizan en forma indiscriminada o inadecuada, sin tener en cuenta su verdadero significado semiológico. 

 

Depresión endógena

El término endógeno hace referencia a la ausencia de situaciones externas capaces de precipitar el episodio depresivo. Para Henri Ey, es un descenso del humor que se acompaña de inhibición y dolor moral. Corresponde a un cuadro de melancolía que aparece separada de la continuidad de la existencia. En su etiopatogenia es posible identificar “taras hereditarias, factores constitucionales y organogénesis”. La semiología del cuadro clínico se caracteriza por conductas de  autoagresión (incluyendo el suicidio), delirios de culpa y sentimientos de depresión vital, que se agrupan  en cuatro formas clínicas: simple, estuporosa, ansiosa y delirante, que en criterio del clínico francés  expresados en 1955, mejoran con la terapia electroconvulsiva.

En síntesis, se trata de un episodio depresivo, con antecedentes familiares, que no es reactivo a las vivencias de la vida diaria, caracterizado por ánimo depresivo y síntomas que incluyen inhibición psicomotriz, delirios, confusión mental  e intentos de suicidio  .

 

Depresión recurrente

Los episodios depresivos que se presentan en forma intermitente, fueron considerados  por Kraepelin como integrantes de la Psicosis Maníaco Depresiva, cuadro clínico caracterizado por amencias y cambios en el estado de ánimo.

Años más tarde, Kleist describió las psicosis fásicas simples monofásicas, cuyas formas clínicas de melancolía, melancolía ansiosa y depresión hipocondríaca, correspondían a cuadros depresivos unipolares, no deteriorantes, rasgo que permite diferenciarlas de la esquizofrenia.

Se trata de episodios depresivos cíclicos, intermitentes, con variaciones clínicas, que ocasionalmente se acompañan de cuadros de manía. Es decir, corresponden a depresiones unipolares.

La depresión recurrente hace su aparición en forma precoz (antes de los 35 años de edad). Presenta varias formas clínicas: simple  (60%), delirante (15%) confusa (10%) y en el 15% se acompaña de elementos maníacos, la forma más frecuente en hombres, forma clínica que correspondería a un TAB-I

La depresión recurrente breve con frecuencia es diagnosticada como Personalidad Límite, debido a los cambios rápidos del humor y su ciclado rápido, especialmente si se trata de un paciente femenino.

Dunner describió el TAB-II en 1976 al referirse a pacientes hospitalizados con depresión que no presentaban manía pero que al ser entrevistados referían historias de estados de moderada excitación, de proporciones hipomaníacas. El 21% de los pacientes con TAB-I o TAB-II, según este autor,  tienen hospitalización previa por depresión unipolar.

Akiskal propuso en 1983, considerar a la depresión recurrente como un componente del TAB, al observar que los pacientes con distimia presentan cuadros de hipomanía, los pacientes con ciclotimia padecen depresiones graves y los cuadros de depresión unipolar pueden virar hacia la manía. Propuso, además, crear una nueva categoría diagnóstica, el TAB tipo III (TAB-III) para incluir en ella a las depresiones recurrentes sin hipomanía, que se observan en individuos con temperamento hipertímico e historia familiar de bipolaridad y a los pacientes deprimidos que presentan síntomas de manía o hipomanía al recibir tratamiento con antidepresivos.

 

La propuesta de Akiskal despertó controversias que aún hoy en día se mantienen. El DSM-IV considera que para hacer el diagnóstico de trastorno depresivo mayor recidivante, es necesaria la presentación de dos o más episodios depresivos, sin la presencia de un episodio de manía o que los síntomas similares a la manía, la hipomanía o los estados mixtos hayan sido inducidos por sustancias o por tratamientos o sean debidos a los efectos fisiológicos directos de la enfermedad médica.

 

LAS PSICOSIS CICLOIDES

 Son psicosis delirantes agudas caracterizadas por la eclosión súbita de un delirio transitorio, generalmente polimorfo en sus temas y manifestaciones, que tienden a la repetición y total recuperación. Magnan  las denominó Bouffees delirantes, en tanto que Leohnard  describió tres formas clínicas, la psicosis angustia-felicidad, la psicosis confusional y la psicosis con compromiso de la motilidad. Se trata de cuadros de inicio agudo, cuya clínica sugiere la existencia de bipolaridad y es necesario diferenciarlas de las psicosis esquizoafectivas descritas por Kassanin.

Perris & Brokington han estudiado la clínica de las psicosis cicloides en forma amplia. Han precisado que las psicosis cicloides son psicosis agudas con síntomas variables, comienzo repentino y duración breve, que presentan grados variables de confusión mental, presencia de delirios, especialmente de tipo persecutorio,  que se acompañan de incongruencia afectiva y experiencias alucinatorias, ansiedad excesiva de tipo no reactivo, sentimientos de felicidad o éxtasis, preocupación por la muerte y cambios frecuentes de humor. 

Las psicosis cicloides son más frecuentes en mujeres y en el 40% de los casos se encuentran antecedentes de historia familiar.

Estos hechos clínicos sugieren la presencia de bipolaridad, ya sospechada por Leonhard en sus estudios clínicos. Sin embargo, los síntomas del cuadro clínico de las psicosis cicloides parecen corresponder a los criterios diagnósticos que el CIE-10 considera para el diagnóstico de los trastornos agudos y transitorios y al ser clasificadas las psicosis cicloides en esta categoría, el médico deja de tener en mente su posible asociación con el TAB.

 

FACTORES PREDICTORES DE BIPOLARIDAD.

 El diagnóstico de bipolaridad es hecho por el médico cuando observa que la depresión alterna con un episodio maníaco. Generalmente la depresión aparece primero y solo en pocas ocasiones el primer episodio de un TAB es de tipo maníaco. Estos hechos clínicos  permiten deducir que el criterio principal para el diagnóstico de TAB es la presencia de  manía (TAB-I) o de hipomanía (TAB-II).

 Akiskal afirma que la aparición del primer episodio de manía o hipomanía es tardío y calcula que aparece, en promedio, 6.4 años después de la eclosión del primer episodio depresivo.  El diagnóstico clínico tardío del TAB hace que con frecuencia no sea tenido en cuenta por el clínico como una posible opción diagnóstica y que prescriba un tratamiento inadecuado a los cuadro depresivos, recurrentes o nó, que hacen aparición en forma temprana, que pueden continuar con su evolución clínica, que mengua las funciones cognoscitivas y disminuye la calidad de vida del paciente

 Para evitar estas consecuencias, Akiskal propone una serie de factores, que considera son predictores de bipolaridad: inicio precoz del episodio depresivo (generalmente en mujeres menores de 25 años), episodio depresivo con inhibición psicomotriz e hipersomania, historia familiar de TAB, antecedente de depresión posparto (con frecuencia corresponde al primer episodio maníaco) y antecedente de hipomanía al iniciar tratamiento con los antidepresivos.   

 En 1995, en un estudio liderado por Akiskal, denominado NIMH Collaborative Study in Depression, se encontró que el 12.5% de los pacientes con depresión recurrente presentaron manía o hipomanía, siendo la hipomanía la más frecuente  (8.6%). Los episodios se caracterizaron por edad temprana de aparición de los síntomas depresivos, historia de abuso de sustancias, interrupción de la vida académica y actos antisociales, curso errático de la evolución clínica  con intervalos cada vez más cortos de los períodos de crisis e intensa lababilidad emocional en el período intercrítico. La alta frecuencia de presentación de este rasgo (86%) permitió que fuera identificado como un  predictor específico de bipolaridad.

 Carter y colaboradores han observado que en el grupo de pacientes en quienes el episodio de TAB-I o TAB-II se inició antes de los 18 años de edad, existe mayor frecuencia de trastornos de ansiedad, de ciclado rápido, intentos de suicidio, abuso de sustancias y comorbilidad en el eje I, comparados con el grupo de pacientes cuyo primer episodio se inició después de los 18 años de edad, hallazgos que predicen un pronóstico sombrío en estos pacientes.

 En un estudio retrospectivo con 718 pacientes con enfermedad bipolar, McKinnon y colaboradores, encontraron que el viraje a la manía es frecuente (44% de los pacientes) y está relacionado con la aparición temprana del episodio depresivo, comorbidad con ansiedad o abuso de sustancias, intentos de suicidio e historia de manías producidas por los antidepresivos. Sugieren los autores la necesidad de desarrollar líneas de investigación biológica que permitan comprender el fenómeno de viraje rápido, y permita diferenciarlo de los pacientes cicladores rápidos, o que presentan estados mixtos o tienen un trastorno de personalidad limítrofe.

 Como corolario de las anteriores observaciones, se puede concluir que la bipolaridad se inicia antes que aparezca el cuadro de manía y que el identificar precozmente a los predictores de manía permite dar un tratamiento adecuado a los episodios depresivos que se inician en edad temprana.

 

¿LA BIPOLARIDAD EVOLUCIONA?

 Durante muchos años se aceptó como aforisma que el trastorno bipolar no se observa en niños. En la actualidad los trastornos bipolares en  niños tienen una prevalencia aproximada de 1% y se calcula que una tercera parte de los 3.4 millones de niños y adolescentes con depresión, en los Estados Unidos, pudiera estar experimentando el comienzo temprano de la enfermedad bipolar.

 Puerta hizo un revisión del TAB en niños, en la cual consigna que el TAB en niños tiene características especificas: la fluctuación afectiva amplia, con predominio de  las formas de manía mixta, con irritabilidad aumentada  que se presenta en “tormentas afectivas” y ciclado rápido. Los síntomas en los niños sueles ser, a diferencia del adulto, crónicos y no episódicos y alteran el funcionamiento familiar, académico y personal y diminuyen la autoestima.

El TAB puede ser confundido con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), con el cual suele presentarse en forma comórbida en un 90% de los casos. Los niños maníacos difieren de los hiperactivos en las escalas para medir manía pero no se observan diferencias en ambos grupos cuando se emplean escalas para evaluar el TDAH.

Geller afirma que la alegría o regocijo, la grandiosidad, la fuga de ideas o pensamiento acelerado, la disminución en la necesidad de dormir y la hipersexualidad son síntomas relacionados con la manía, en tanto que la irritabilidad, la hiperactividad, el lenguaje acelerado y la distractibilidad corresponden al TDAH.

También se ha descrito comorbilidad con los trastornos ansiosos y los trastornos de conducta, que convierte a estos niños en disfóricos, sumamente perturbados, con síntomas de oposición, abuso de sustancias  y problemas de aprendizaje, especialmente en matemáticas.

El estudio polisomnografía realizado por Rao y colaboradores con una cohorte de 28 adolescentes que reunían los criterios para el diagnóstico de depresión unipolar comparados con 35 adolescentes que no habían presentado trastornos psiquiátricos, que fueron reevaluados siete años más tarde,  (94% de la muestra) desde el punto de vista clínico y con un nuevo estudio de polisomnografía, mostró diferencias electroencefalográficas entre los pacientes, que en la segunda oportunidad, fueron diagnosticados con depresión uni o bipolar. Los pacientes con depresión unipolar mostraron reducción de la latencia del sueño,  densidad alta del REM y mayores períodos de sueño REM, especialmente en las primeras horas de la noche, comparados con los adolescentes que viraron a depresión bipolar y los controles que continuaron libres de síntomas psiquiátricos. En los pacientes que fueron diagnosticados previamente como unipolares y viraron a depresión bipolar se encontró una mayor frecuencia de estado 1 del período no-REM y disminución de la fase 4 no-REM, lo cual sugiere que en ambos trastornos se presentan cambios fisiológicos de la actividad cerebral asociados con la forma clínica del episodio depresivo.

El eje hipotálamo-hipófisis-suprarenal (HPA) s encuentra alterado, en diferente intensidad, en los pacientes con depresión mayor o trastornos bipolares, de tal modo que con frecuencia los pacientes con episodios depresivos presentan elevación de las concentraciones de cortisol en plasma. Ellenbogen y colaboradores midieron los niveles de cortisol en saliva en un grupo de 10 adolescentes, que no habían presentado síntomas afectivos o psicóticos, hijos de padres con enfermedad bipolar y 10 adolescentes, sin historia de patología psiquiátrica ni en ellos ni en sus padres. Los hijos de padres bipolares mostraron niveles mayores de cortisol, tanto en la mañana como en la tarde, y al controlar la variable de edad, se mantuvieron elevados los niveles de cortisol en horas de la tarde, lo cual sugiere, aunque la muestra es reducida, la presencia en estos adolescentes hijos de padres bipolares de una anormalidad temprana en el HPA.    

Tillman y colaboradores estudiaron la presencia de eventos vitales en la historia personal de un grupo de adolescentes con trastorno bipolar del fenotipo prepuberal o de adolescencia temprana (N=93) que fueron comparados con adolescentes con trastorno por déficit de atención (N=81) y un grupo control /N=94). Aunque los autores encontraron una mayor frecuencia de eventos vitales en el grupo de paciente bipolares, la intensidad y la frecuencia de los eventos vitales no fueron significativos para explicar la aparición de los síntomas bipolares.

Las observaciones clínicas comentadas anteriormente sugieren la existencia de un factor biológico, o  endógeno, íntimamente relacionado con la bipolaridad, que puede manifestarse en forma precoz en la niñez o la adolescencia. Los síntomas observados en el TAB en niños y adolescentes son diferentes a los observados en el TAB-I y II del adulto, pero con frecuencia se asemejan a los síntomas propuestos por Akiskal, para el TAB-III.

 

BIPOLARIDAD Y GENERO

 Es obvio que existen lagunas al investigar en la mujer que padece  un trastorno bipolar los tópicos específicos que se refieren a las diferencias de género y su manejo clínico, al impacto en su ciclo reproductivo, y en las guías basadas en la evidencia clínica para el manejo de los episodios críticos durante el embarazo y el puerperio.

No se han encontrado diferencias de género en la prevalencia del TAB-I, pero en las mujeres se observa mayor frecuencia de TAB-II, episodios de ciclado rápido, manía mixta y episodios de manía inducidos por los antidepresivos. Estos hechos clínicos, como lo sugieren Buró y Rasgon, producen diferencias genéricas en la respuesta al tratamiento farmacológico.

Es frecuente que en los hombres el primer episodio del TAB sea de tinte maniaco, en tanto que en las mujeres tenga características depresivas.

El curso del TAB en la mujer puede estar influenciado por los ciclos menstruales, el embarazo, el puerperio y la menopausia. Con frecuencia, los síntomas de la depresión posparto con rasgos psicóticos corresponden a un cuadro de TAB.

Además, la personalidad límite, que está íntimamente relacionada con la bipolaridad, es más frecuentemente diagnosticada en mujeres.

Por último, las tasas de suicidio son más elevadas en hombres, incluso en la adolescencia.

 

BIPOLARIDAD Y ABUSO SEXUAL

 El abuso sexual es un antecedente frecuente en los pacientes con TAB.

Levitan y colaboradores encontraron que los pacientes con abuso presentan depresión con síntomas atípicos, como somnolencia, hiperfagia y aumento de peso y no observaron diferencias de género en la presentación de los síntomas. Hyun y colaboradores encontraron mayor frecuencia de  abuso sexual en los pacientes masculinos con bipolaridad.

 La historia de abuso sexual se correlaciona con aparición precoz de los síntomas, ciclado rápido, curso más severo, aumento de la suicidalidad  y del abuso de alcohol y de sustancias. Los pacientes bipolares con historia de abuso sexual presentan un mayor número de hospitalizaciones, crisis más severas de manía, menor duración del período intercrítico, mayor frecuencia de síntomas psicóticos y comorbilidad en los ejes I, II y III, entre ellos, el síndrome de intestino irritable. Leverich y colaboradores han encontrado  historia familiar de suicidio en los pacientes con trastorno bipolar y  abuso sexual. 

 

BIPOLARIDAD, TEMPERAMENTO Y PERSONALIDAD

 El concepto de características premórbidas diferentes en la personalidad  de los pacientes con TAB  fue descrito por primera vez por Hipócrates  en su teoría de los humores.

Kraepelin siglos más tarde, considera a los llamados temperamentos depresivo, maníaco, irascible y ciclotímico, como formas atenuadas o como una predisposición a la psicosis maniaco-depresiva.

Kretschmer utilizó el término “temperamento cicloide” para definir el tipo de personalidad psicótica que más tarde se manifestaba en forma depresiva  maníaca, hipomaníaca, irritable y ciclotímica. Observó que no todas las personalidades cicloides evolucionaban hacia una psicosis maníaco depresiva, e introdujo los conceptos de vulnerabilidad y continunn  entre el temperamento cicloide situado en un extremo y la enfermedad maníaco depresiva situado en el otro, y clasificó entre ellos al trastorno cicloide.

El estudio de la personalidad y el temperamento no puede abordarse con enfoque categorial (se posee o no un determinado rasgo clínico), razón por la cual se emplea actualmente el enfoque cuasidimensional (enfermedad y fenotipo, como sucede con la esquizofrenia y la esquizotaxia o carga genética) o el enfoque dimensional (normalidad y predisposición o vulnerabilidad). Estos nuevos enfoques han permitido el desarrollo de la psicología evolutiva, disciplina que no se refiere al desarrollo y maduración del niño, ni tiene en cuenta las etapas del desarrollo (oral, anal, por ejemplo), sino que se ocupa de la evolución del síntoma, en el sentido longitudinal planteado por Kraepelin.

Akiskal sugiere la presencia de un temperamento ciclotímico y de rasgos subsindromáticos en los pacientes bipolares. Para este autor el temperamento es un fenotipo comportamental, que depende de factores genéticos y familiares y de la experiencia individual, temperamento que puede ser observado en padres  e hijos, hayan presentado o no síntomas de TAB.

Akiskal describe los siguientes síntomas como componentes del temperamento  ciclotímico, síntomas que como podrá observarse, dejan  entrever los rasgos de bipolaridad:

 

•          Hipersomnia que alterna con reducción de la necesidad de dormir, síntoma ya comentado en los niños con TAB.

•          Introversión que alterna con búsqueda social y desinhibición.

•          Disminución de la producción verbal que alterna con períodos de locuacidad.

•          Crisis de llanto inexplicable y bromas excesivas.

•          Inercia psicomotriz e hiperactividad.

•          Letargia y malestar somático que alternan con períodos de euforia.

•          Aletargamiento sensitivo y épocas de percepciones agudas.

•          Períodos de confusión mental (descrita por los clásicos en las psicosis agudas) y épocas de pensamiento agudo y creativo.

•          Autoestima disminuida con períodos de excesiva confianza en sí mismo.

•          Cavilaciones pesimistas  y actitudes optimistas y despreocupadas.

 

En los pacientes bipolares a quienes se les aplicó El inventario de personalidad de Minnesota (MMPI) se encontró un aumento en las puntuaciones en las dimensiones impulsividad, culpa y obsesividad, pero en los períodos intercríticos el perfil es normal y las puntuaciones varían con los cambios clínicos. Estas  variaciones que deben ser tenidas en cuenta por el clínico al solicitar  esta prueba.

Si se aplica a los pacientes bipolares el cuestionario tridimensional de la personalidad (TPQ) de Cloninnger  se observa que los pacientes con TAB obtienen puntuaciones altas en la dimensión de búsqueda de lo novedoso y puntaciones bajas en la dimensión de persistencia. Los individuos que muestran puntuaciones  altas en la búsqueda de lo novedoso y puntuaciones bajas en la dimensión de evitación del daño, presentan con mayor frecuencia rasgos como impulsividad y agresividad y mayor número de intentos de suicidio. En los pacientes con distimia se ha encontrado puntuaciones altas en las dimensiones de búsqueda de lo novedoso y evitación del daño, en tanto que los pacientes con depresión obtienen puntuaciones elevadas en la dimensión de evitación del daño.

Joyce ha encontrado que las puntuaciones elevadas en las dimensiones de búsqueda de lo novedoso y dependencia de la recompensa están relacionadas con cifras altas de cortisol sanguíneo pero no con la presencia de síntomas depresivos. Estos individuos  podrían corresponde a los denominados individuos con personalidad tipo A, en quienes se han encontrado cifras elevadas de adrenalina o con los individuos descritos por Akiskal como temperamento hipertímico.

 

BIPOLARIDAD Y SINTOMAS SUBCLINICOS

 Los síntomas subclínicos incluyen a los síntomas prodrómicos, los residuales y los que corresponden a las fluctuaciones subclínicas de un trastorno crónico.

 

Síntomas prodrómicos

Kraepelin describió en 1921 la existencia de síntomas prodrómicos en las crisis de manía. Los síntomas son diversos e incluyen cefaleas, cansancio, actividad excesiva, irritabilidad, insomnio  e insatisfacción laboral.

Molnar ha observado que los síntomas prodrómicos son más duraderos en las crisis de manía, en donde la hiperactividad (hipomanía) es frecuente. Los síntomas prodrómicos más frecuentes en los cuadros de depresión, son el ánimo depresivo y la dificultad para concentrarse. Además, encontró que los síntomas prodrómicos son consistentes en cada paciente, es decir, que se presentan los mismos síntomas en cada paciente, antes de la eclosión de la nueva crisis.

 

Síntomas residuales

Los síntomas residuales permanecen después de la crisis, sin que su intensidad sea suficiente para ser considerados como un objetivo terapéutico. Su presencia limita la calidad de vida del paciente y es predictora de recaídas. Los síntomas más frecuentes son irritabilidad, los cambios cognoscitivos, y niveles menores de hipomanía  y depresión.

Los síntomas residuales originan deterioro socioeconómico y psicosocial, merman la calidad de vida y están relacionados con una menor duración de los períodos intercríticos.

No se ha podido comprobar que sean el resultado de un abordaje terapéutico inadecuado o insuficiente. En algunos casos, pueden corresponder a la interacción de los síntomas subclínicos con la desadaptación social que la bipolaridad produce en los pacientes.

 

CRITERIOS PARA EL DIAGNOSTICO DE LA DEPRESION BIPOLAR

 La mayoría de los clínicos acepta que es difícil predecir si el primer episodio depresivo corresponde a un cuadro unipolar o al espectro de la bipolaridad. Por lo expuesto anteriormente, se puede colegir que han sido identificados elementos semiológicos, clínicos y evolutivos que se relacionan con  cada una de las formas clínicas y permiten realizar el diagnóstico diferencial, siempre y cuando se realice un enfoque longitudinal de los síntomas depresivos  y no se limite a una observación de corte transversal.

 En general, se acepta que la depresión unipolar corresponde a un episodio depresivo caracterizado por la presencia de ideas intensas y frecuentes de suicidio, insomnio inicial, pérdida de peso, preocupaciones somáticas y lentitud psicomotriz, que pueden acompañarse de grados variables de agitación, ansiedad y confusión mental. Los pacientes con depresión unipolar presentan reducción de la latencia del sueño,  densidad alta del REM y mayores períodos de sueño REM, especialmente en las primeras horas de la noche, comparados con los pacientes con depresión bipolar, que  muestran una mayor frecuencia de estado 1 del período no-REM y disminución de la fase 4 no-REM. Los pacientes con depresión unipolar responden bien a la terapia con  antidepresivos.

 Los criterios diagnósticos que hacen sospechar un componente de bipolaridad, aún en un primer episodio que aparece en la adolescencia o en la adultez temprana son múltiples y variables. (Tabla 1). Si el clínico no los tiene en mente, pasarán desapercibidos y el paciente no será diagnosticado en forma correcta ni recibirá el tratamiento adecuado y correrá el riesgo de nuevas recaídas, cronicidad y disminución de la calidad de vida.

 Los factores que predicen la bipolaridad pueden ser divididos en:

 Antecedentes: Con frecuencia los pacientes con bipolaridad han presentado en la infancia crisis de explosividad e irritabilidad o historia de trastorno de déficit de atención e interrupción de la vida académica. También son frecuentes el antecedente de abuso sexual en la infancia y la historia familiar de bipolaridad.

 Elementos clínicos y semiológicos: El cuadro clínico se caracteriza por un inicio precoz y súbito, en donde la crisis depresiva aparece separada de la experiencia existencial. El paciente presenta ánimo depresivo acompañado de hipersomnia, hiperfagia y aumento de peso, ideas delirantes (persecutorias o nihilistas) no congruentes con el estado afectivo. En un buen número de pacientes se puede observar confusión mental, inhibición psicomotriz, agitación, anergia, somatización y ansiedad.

Los síntomas de la depresión bipolar son más intensos en la mañana y los episodios depresivos son  más cortos, que los observados en la depresión unipolar.

También se han identificado síntomas prodrómicos como el ánimo depresivo y la dificultad para concentrarse, que son consistentes en cada paciente, es decir que siempre son los mismos en él.

 Elementos de comorbilidad: En los pacientes con depresión bipolar es frecuente encontrar la presencia del temperamento ciclotímico, descrito por Akiskal, o rasgos de personalidad límite e historia de abuso de sustancias psicoactivas o alcohol, con frecuencia utilizadas por el paciente en un intento de automedicación para disminuir la ansiedad o la distimia.

 Factores evolutivos: En los pacientes con depresión bipolar se encuentran antecedentes de respuestas “rápidas” a los antidepresivos, depresión posparto y labilidad emocional en los períodos intercríticos.

 Factores terapéuticos: La respuesta terapéutica es variable y con relativa frecuencia el uso de antidepresivos desencadena crisis de manía.

Los antidepresivos tricíclicos son poco eficaces para tratar el cuadro depresivo de un TAB-1, en tanto que los inhibidores de la recaptura de serotonina (ISRS) han mostrado ser eficaces en el tratamiento de la crisis depresiva, previenen las recaídas y con poca frecuencia, desencadenan viraje a hipomanía, en los pacientes con TAB-II.

Las guías actuales para el tratamiento del TAB-II sugieren el uso de  la medicación  antidepresiva, sola o combinada con estabilizadores del estado de ánimo.

Los pacientes con depresión bipolar responden bien al litio (67.5%), a los estabilizadores del ánimo o antirrecurrenciales y a los antipsicóticos atípicos.

Los antipsicóticos atípicos, como lo comenta Vieta, han mostrado ser útiles en el tratamiento de los estados mixtos, especialmente en el TAB:II y en la depresión bipolar.

Las estrategias psicoterapéuticas están encaminadas a modificar el temperamento, aminorar los síntomas subclínicos, y brindar apoyo y psicoeducación al paciente y a sus familiares.    

 

Tabla 1

Características clínicas de la depresión bipolar

 

Antecedentes

•          Historia de abuso sexual

•          Explosividad e irritabilidad en la infancia

•          Antecedente de trastorno de déficit de atención

•          Interrupción de la vida académica

•          Historia familiar de bipolaridad

 

 

Cuadro clínico

•          Inicio precoz y súbito

•          Crisis depresiva separada de la experiencia existencial

•          Hipersomnia, hiperfagia y aumento de peso

•          Delirio no congruente con el estado afectivo

•          Confusión mental

•          Inhibición psicomotriz

•          Agitación y ansiedad

•          Síntomas más intensos en la mañana

•          Síntomas prodrómicos consistentes en cada paciente

•          Cambios en la polisomnografía

 

Comorbilidad

•          Temperamento ciclotímico

•          Abuso de sustancias psicoactivas o alcohol

•          Rasgos de personalidad límite

 

Factores evolutivos

•          Antecedente de respuestas “rápidas” a los antidepresivos

•          Antecedente de depresión posparto

•          Labilidad emocional en los períodos intercríticos

 

Factores terapéuticos:

•          Buena respuesta con los estabilizadores de ánimo

•          Buena respuesta con los antipsicóticos

 

 En un estudio retrospectivo y comparativo reciente, el grupo de Gassab y colaboradores, estudió 155 pacientes hospitalizados, que fueron divididos en dos grupos de acuerdo con los criterios del DSM-IV para depresión unipolar (59 pacientes) y depresión bipolar (96 pacientes), en quienes se compararon los datos sociodemográficos, los eventos vitales en la infancia, la historia familiar y personal, las características clínicas y evolutivas del episodio depresivo y los factores predictores de bipolaridad propuestos por Akiskal. L  os autores encontraron que los siguientes factores estaban altamente correlacionados con la bipolaridad: altas tasas de separación o divorcio (17.7% versus 5.1%; p=0.02), historia familiar de trastornos psiquiátricos (56.3% versus 35.6%; p=0.012), especialmente si existían antecedentes de bipolaridad (29.2% versus 3.4%; p=0.00008), inicio temprano del episodio (edad promedio: 24.8±8.2 años versus 34.1±12.6; p=0.000004) número de episodios afectivos previos (promedio 3.6 versus 2.5; p=0.03), aparición súbita del episodio depresivo (44.8% versus 15.9%; p=0.0003), síntomas catatónicos (37.3% versus 20.3%, p=0.03), somnolencia (51% versus 20.3%; p=0.03) e inhibición psicomotriz (83.3% versus 42.4%; p=0-00007). En forma negativa correlacionaron los siguientes factores: comorbidad somática, por ejemplo, diabetes, hipertensión arterial y enfermedad reumática (12.5% versus 28.8%; p=0.012) y presencia de trastorno distímico (2.2% versus 12.1%;p=0.029). Los eventos vitales en la infancia, el abuso de alcohol y los intentos de suicidio no mostraron correlación con la bipolaridad. Los predictores de bipolaridad propuestos por Akiskal mostraron los siguientes grados de validez: historia familiar de bipolaridad (sensibilidad:29.2%, especificidad 96.6%, Valor de predicción positiva:93%), somnolencia  (sensibilidad:  51%, especificidad 80%, valor de predicción positiva:80%), aparición del episodio depresivo antes de los 25 años de edad  (sensibilidad:62.5%, especificidad 70%, valor de predicción positiva:77%), inhibición psicomotriz (sensibilidad: 83.3%, especificidad 58%, valor de predicción positiva:76%) y características psicóticas (sensibilidad:69.8%, especificidad 62.7%, Valor de predicción positiva:75%). En resumen, en este estudio el mayor valor de predicción de bipolaridad lo tiene la historia familiar de episodios bipolares y la presencia de somnolencia e inhibición psicomotriz.

              

CONCLUSIONES

 Si bien se ha aceptado que resulta difícil diferenciar un episodio unipolar de una depresión bipolar, ésta última posee características clínicas, evolutivas y terapéuticas específicas, que la identifican, siempre y cuando se realice un enfoque longitudinal y no se limite a una observación de corte transversal.

Este enfoque permite el análisis de la evolución del síntoma, la identificación de los síntomas prodrómicos y residuales, factores que son de especial importancia en evolución clínica y la instauración del tratamiento y están íntimamente relacionados con la posibilidad de recaídas, la tendencia a la cronicidad, el deterioro psicosocial y la disminución de la calidad de vida.

Se ha observado que los síntomas residuales predicen recaídas clínicas, razón por la cual es necesario reevaluar el concepto de recuperación clínica y encaminar las estrategias terapéuticas a yugular las crisis y a disminuir los síntomas subclínicos.

En resumen, el clínico debe tener en mente el concepto de bipolaridad en el momento de evaluar un episodio depresivo, sea único o recurrente, aun cuando el paciente no haya presentado un episodio de manía. Es necesario diagnosticar en forma temprana la depresión bipolar para evitar en el paciente la cronicidad, el deterioro, el sufrimiento injustificado y la disminución de la calidad de vida.

  

LECTURAS SELECCIONADAS

AKISKAL HS, WALTER  PW, PUZANTIAN VR, et al

Bipolar outcome in the course of depressive illness: Phenomenologic, familial, and pharmacologic predictors. J Affect Disord 1983; 5:115-128

 

Akiskal (1995) NIMH COLLABORATIVE STUDY IN DEPRESSION

 

AKISKAL HS, PINTO O.

The evolving bipolar spectrum. Prototypes I, II, III and IV. Clin Psych North Am 1999;22(3):517-34

AMSTERDAM JD, SHULTZ J, BRUNSWICK DJ, HUNDERT M.

Short-term fluoxetine monotherapy for bipolar type II or bipolaqr NOS mayor depression- low manic switch rate. Bipolar Dis 2004;6:75-81

BARCIA D.

Psicosis cicloides. En: Trastornos bipolares. Avances clínicos y terapéuticos. Editorial Médica Panamericana. Madrid 2001

BARRANTES N, COLOM F, CLARIDGE G.

Temperamento y personalidad en los trastornos bipolares. En: Trastornos bipolares. Avances clínicos y terapéuticos. Editorial Médica Panamericana. Madrid 2001

BAUER MS.

An evidence-based review of psychosocial treatments for bipolar disorder. Psychopharmacol Bull 2001;35(3):109-34

BURT VK, RASGON N.

Special considerations in treating bipolar disorder in women. Bipolar Dis 2004;6:2-13

CARTER TD, MUNDO E, PARIKH SV, KENNEDY JL.

Early age of onset as a risk factor for poor outcome of bipolar disorder. J Psychiatry Res 2003;37(4):297-303

DUNNER DL, GERSHON ES, GOODWIN FK.

Heritable factors in the severity of affective illness. Biol Psychiatry 1976;11:31-42

DUNNER DL, KAI TAY L.

Diagnostic reliability of the history of hypomania in bipolar II patients with major depression.  Compr Psychiatry 1993;34:303-307

ELLENBOGEN MA, HODGINS S, WALKER CD.

High levels of cortisol among adolescent offspring of parents with bipolar disorder: a pilot study. Psychoneuroendocrinology 2004;29(1):99-106

EY H.

Tratado de Psiquiatría. Toray-Masson, Barcelona, Séptima edición, 1975

GASSAB L, MECHRI A, GAHA L, KHIARI G, ZAAFRANE F, et al.

Bipolarity correlated factors in major depression: about 155 Tunisian inpatients. Encephale 2002;28(4):283-9

GELLER B, WILLIAMS M, ZIMERMAN B, FRAZIER J, et al

Prepuberal and early adolescent bipolarity differenciate from ADHD by manic symptoms, grandiose delutions, ultra-rapid or ultradian cicling. J Affect Disord 1998; 51(2):81-91

GYULAI L, BOWDEN CL, McELROY SL, CALABRESE JR, PETTY F, et al.

Maintenance efficacy of divalproex in the prevention of bipolar depression. Neuropsychopharmcol 2003;28(7):1374-82

HAMMERSLEY  P, DIAS A, TODD G, BOWEN-JONES K, et al.

Childhood trauma and hallucinations in bipolar affective disorder: preliminary investigation. Br J Psychiatry 2003;182:543-7

HYUN M, FRIEDMAN SD, DUNNER DL.

Relationship of  childhood physical and sexual abuse to adult bipolar disorder.  Bipolar Disord 2000;2(2):131-5

JOYCE PR, MULDER RT, CLONNINGER CR.

Temperament and hypercortoslemia in depression. Am J Psychiatry 1994;151:195-198

LAGAGE DC, KUTCHER SP, ROBERTSON HA.

Mathematics deficits in adolescents with bipolar disorder. Am J Psychiatry 2003; 160:100-104

LEVERICH GS, ALTSHULER LL, FRYE MA, SUPPES T, KECK PE Jr, et al.

Factors associated with suicide attempts in 648 patients with bipolar disorder in the Stanley Foundation Bipolar Network.  J Clin Psychiatry 2003;64(5):506-15

LEVERICH GS, McELROY SL, SUPPES T, KECK PE Jr, DENICOFF KD, et al.

Early physical and sexual abuse associated with an adverse course of bipolar illness. Biol Psychiatry 2002;51(4):288-97.

LEVITAN RD, PARIKH SV, LESAGE AD, HEGARODEN KM, et al.

Major depression in individuals with a history of childhood physical or sexual abuse: relationship to neurovegetative features, mania, and gender.  Am J Psychiatry 1998;155(12):1746-52

MALHI GS, MITCHELL PB, SALIM S.

Bipolar depression: management options. CNS Drugs 2003;17(1):9-25

McKINNON DF, ZANDI PP, GERSHON E, NURNBERGER JI Jr, et al.

Rapid Switching of mood in families with multiple cases of bipolar disorder. Arch Gen Psychiatry 2003;60(9):921-8

OJEDA C, CABRERA J, SILVA H, LEIVA F. La depresión bipolar. Ediciones Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neuropsiquiatría. Santiago de Chile, 1991

PERRIS C. BROCKINGTON JF.

Cycloid Psychosis and their relation to the mayor psychosis. En: Biological psychiatry. Perris C (Ed). Elsevier, 1981

POST RM, LEVERICH GS, XING G, WEISS RB.

Developmental vulnerabilities to the onset and course of bipolar disorder. Dev Psychopathol 2001;13(3):581-98

PUERTA G.

Trastorno bipolar en niños y adolescentes. En: Avances en Psiquiatría Biológica. Volumen 4.Yepes LE, Téllez-Vargas J, Alarcón R (Eds). Asociación Colombiana de Psiquiatría Biológica. Bogotá, 2003

RAO U, DAHL RE, RYAN ND, BIRMAHER B, WILLIAMSON DE, et al.

Heterogeneity in EEG sleep findings in adolescent depression: unipolar versus bipolar clinical course. J Affect Disord 2002;70(3):273-80

TILLMAN R, GELLER B, NICKELSBURG MJ, BOLHOFNER K, et al.

Life events in a prepuberal and early adolescent bipolar disorder phenotype compared to attention-deficit hyperactive and normal controls. J Child Adolesc Psychopharmacol 2003;13(3):243-51

TELLEZ-VARGAS J.

Neurobiología del temperamento y la personalidad. En: Avances en Psiquiatría Biológica. Volumen 1.Yepes LE, Téllez-Vargas J, Alarcón R (Eds). Asociación Colombiana de Psiquiatría Biológica. Bogotá, 2000

TOMBA E, RAFANELLI C, FAVA GA.

Las implicaciones clínicas de los síntomas subclínicos del trastorno bipolar. En: Trastornos bipolares. Avances clínicos y terapéuticos. Editorial Médica Panamericana. Madrid 2001

VIETA E, TORRENT C.

Los antipsicóticos atípicos en el tratamiento agudo y de mantenimiento del trastorno bipolar. En: Trastornos bipolares. Avances clínicos y terapéuticos. Editorial Médica Panamericana. Madrid 2001

WILENS TE.

Straight Talk about Psychiatric Medications for Kids. The Guildford Press. New York,  2001

WOSNIAK J, BIEDERMAN J, KIELY K, FARAONE SV, MUNDY E, et al.

Mania-like symptoms suggestive of childhood-onset bipolar disorder in clinically referred children. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 1995;34:867-76 

 

Lo invito a dar su oponión a consultashm@gmail.com o Click Aquí